Pasado

Infancia

Por 20 marzo, 2017 No hay comentarios

Con 8 años “gané la ceguera”

Efectivamente, con 8 años “gané la ceguera” pero fue la natación me cambió la vida. Aprendí a visualizar mi futuro memorizando la calle en la piscina. Eso me sirvió para no darme costalazos contra el bordillo. Con el tiempo, esa visualización la trasladé a todos los ámbitos de mi vida.

Nací en Las Palmas de Gran Canaria, el 11 de septiembre 1987. Al año de nacer mi familia se trasladó a Marruecos. La mudanza coincidió con la pérdida de visión de mi ojo izquierdo, por culpa de un glaucoma. La situación resultó peliaguda, en tanto en cuanto en Marruecos no estaba permitida la escolarización de niños con discapacidad visual. Nos volvimos a Las Palmas.

A los 8 años perdí la visión del todo

Pude superar la situación gracias a la ayuda de mi familia. El respaldo de mis amigos y también de mis profesores fue crucial. Cuando flaqueaba siempre estaban ellos, todos ellos, para hacerme creer que podía seguir haciendo la misma vida, aunque con una dosis extra de esfuerzo. En aquellos días me refugié en las matemáticas.

A los 9 años descubrí algo que revolucionaría mi existencia: la natación

En el agua era libre. En el resto de los deportes necesitaba un guía que me trazara un camino. Pero podía nadar solo, sin ningún vínculo de dependencia. Pasé cuatro años refugiado en el agua. A los 13 ya tenía claro que quería competir en natación.

Quién iba a decirme entonces lo que me esperaba por delante.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

×