Pasado

Tocando el Cielo

Por 20 marzo, 2017 No hay comentarios

En Pekín 2008 saboreé el éxito y superé el temor al “¿y ahora qué?”. Tus logros deben servir para mejorar y evitar “morir de éxito”

Una meta no debe ser todo lo que condicione tu existencia. Si así fuera, alcanzarla podría dejarte vacío y con miedo al siguiente paso a dar. Una meta es una etapa en tu vida que, superada empieza el trayecto hacia la siguiente meta. Siempre con ánimo de mejorar. Ya tenía claro que sería coach y conferenciante, siempre queriendo ayudar.

Llegué a Pekín en 2008, en plenitud de facultades, maduro como persona y como nadador

Recuerdo mi entrada en “el cubo” para disputar la final de 100m mariposa. Solo podía pensar “¡esto es una pasada!”. Me sabía preparado. Había corrido esa final una y mil veces en mi cabeza, durante cada uno de los entrenamientos. Al terminar la prueba supe que había ganado y había nadado la carrera perfecta.

En Pekín 2008 sumé 4 medallas de oro y por fin batí un récord del mundo

Un récord imbatido desde hacía 15 años, en 50m libres. Mis compañeros de equipo celebraron mi éxito y me ofrecieron ser el abanderado español en la ceremonia de clausura. Acepté de mil amores.

Londres 2012 fue mi despedida de la más alta competición: 2 medallas de plata y 1 de bronce

No solo competí en olimpiadas…

  • Mundiales IBSA de Sao Paulo en 2007: gané 4 medallas de oro (100m libre, 400m libre, 100m mariposa y 200m estilos)
  • En 2010 me proclamé Campeón del Mundo (en 50m libre, 100m libre, 400m libre y 100m mariposa) en Eindhoven
  • Campeonato de Europa de Berlín 2011: gané el campeonato y volví a batir un récord, en 50m mariposa, con 28 segundos y una centésima

La mayor medalla nunca llegó de metal, si no de moral…

Saberme capaz de hacer todo lo que hacen los demás

Sabía que empezaba una nueva etapa en mi vida, después de 3 olimpiadas tenía que buscar nuevos retos.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

×