Empiezo esta entrada por el principio, lo más importante: dar las gracias a la Escuela Universitaria del Real Madrid.

ENHAMED COACHING - ENHAMED COCAH - SEMANA BLANCA DEL REAL MADRID - SANTIAGO BERNABEU - #WHITEWEEK - BUTRAGUEÑO

Emilio Butragueño despidiendo a Enhamed tras clausurar la Semana Blanca del Real Madrid 2018

A La Escuela Universitaria del Real Madrid, a la Universidad Europea, al Real Madrid y a Emilio Butragueño

 

Y menciono a Emilio Butragueño, sin olvidar a su equipo de profesionales, quienes han vuelto a hacer posible la cita. Todo es amabilidad, generosidad y buen trato, cosa que se agradece, de corazón. ¡De corazón… blanco! Y matizo lo de «corazón blanco» porque algo tengo de madridista… No obstante no hacía tanto tiempo que visitaba el Santiago Bernabéu… Los que me leáis a menudo sabréis de qué os hablo. Para los que no, me estoy refiriendo al anterior artículo de mi blog de coaching: Deporte y deportividad.

En él celebraba muchas cosas. Primero mi paso por el Santiago Bernabéu, como espectador y aficionado (al Real Madrid, aunque también menciono a la U.D. Las Palmas). También celebraba la clasificación del Real Madrid para la final de la Champions League al imponerse al Bayern de Múnich. Esto en cuanto al Deporte. En el artículo también hablaba de Deportividad y del buen comportamiento de los aficionados bávaros. Yo me encontraba en su sector. Por cierto, esto me hace pensar… qué poca vista tuve al sacar las entradas.

ENHAMED COACHING - ENHAMED COCAH - SEMANA BLANCA DEL REAL MADRID - SANTIAGO BERNABEU - BUTRAGUEÑO - #WHITEWEEK

Clausura de la Semana Blanca del Real Madrid – Escuela Universitaria del Real Madrid – Universidad Europea en el Santiago Bernabéu – #WhiteWeek / Enhamed coaching

 

Os decía al principio que «he vuelto a clausurar la Semana Blanca del Real Madrid». Cosa que me llena de satisfacción

Si existe una entidad deportiva exigente en el mundo esa es el Real Madrid

Exigente con su historia y por su historia. Con su plantilla, exigente con su directiva. Público exigente y club exigente. El Real Madrid está acostumbrado a ganarlo todo. También a darlo todo. En el campo y fuera de él. Formando a su cantera; a universitarios, formando y brindando oportunidades a muchos niños y no tan niños. Cuando el Real Madrid pisa el césped de cualquier campo del mundo solo tiene un objetivo: vencer en buena lid. En el Santiago Bernabéu o a domicilio. Ese es su espíritu deportivo y por eso está en la cumbre del deporte, en la del fútbol. Por eso ha sido galardonado como el Mejor Club del Siglo XX. Y para eso necesitó sumar muchas Copas de Europa. El Real Madrid lo quiere todo en el campo. Pero lo da todo fuera de él.

Y precisamente por la combinación de estos dos factores terminé en el Palco VIP dando una conferencia y clausurando la Semana Blanca del Real Madrid.

Por segundo año consecutivo (parezco el palmarés reciente del propio Real Madrid en Europa). Ya tuve oportunidad de clausurar la edición de 2017 y celebro que les gustara tanto que me volvieran a invitar en 2018.

Os hablo de la Escuela Universitaria del Real Madrid – Universidad Europea

En ella imparten quince másters y dos programas cortos, a su estilo. Al más alto nivel posible. Másters conocidos y reconocidos en todo el mundo. Por el nivel de sus alumnos, por sus profesores, por las instituciones que lo organizan e imparten y por su repercusión en el ámbito laboral y empresarial.

Y ahí… en su clausura, cuentan conmigo para rematarla y ponerle el broche. Es de agradecer, ¿no creéis?

Que el Club de Fútbol más grande de la Historia me invite a hacer un doblete, con la responsabilidad que ello conlleva. La responsabilidad de satisfacer a la audiencia más exigente entre los exigentes. Satisfacer, cultivar, transmitir un mensaje de superación, de provecho, para que entiendan que nadie habrá de decirles jamás lo que pueden hacer o no. Que lo mejor que pueden y deben hacer es poner todo su empeño, su esfuerzo, sus ganas y talento a funcionar para alcanzar todas sus metas.

Allí estaba yo.

En el Palco VIP del Santiago Bernabéu. Frente al «buitre de Querétaro». Con las cámaras de Real Madrid Televisión. Frente a una audiencia tan selecta como reducida. Consciente de su repercusión en las Redes Sociales y dirigiéndome a un público ávido de herramientas para construir un mundo mejor. Allí estaba yo, por segundo año. Con toda la confianza del Real Madrid, de Emilio Butragueño y todo el claustro y alumnado.

Por todo eso, termino esta entrada igual que la empecé: gracias a la Escuela Universitaria del Real Madrid por semejante honor

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

×