No se trata de matizar «metas realizables» para poder hacer lo que te propones.

Acaba de empezar un año nuevo. Todo un año por delante para tener claro a dónde quieres llegar. Esto es lo primero, sin saber cuál es tu meta dificilmente podrás saber cuál será tu camino. Una vez que sepas lo primero, lo segundo será cuestión de planificación y de tesón. De ahí la importancia capital de que visualices tu meta.

Lo de «realizable» se da por descontado. Por mucho que tu meta sea ser millonario, o te dejas el dinero jugando a alguna lotería o creas la empresa del siglo. Pero la verdad, la lotería es poner tu destino en manos del azar. Lo de la empresa del siglo…

Espera. La empresa del siglo tiene más probabilidades de éxito que un juego de azar. Pero tendrás que buscar algo original y ¿sabes una cosa? a veces las mejores ideas surgen a partir de una necesidad. Muchas veces de una tontería. Algo que has necesitado o echado en falta y al final te lías la manta a la cabeza y sacas tú ese producto o esa solución que el mercado no te ofreció a ti. Pero con tesón, poniendo dinero por delante (los emprendedores dicen «palmando pasta»), buscando colaboradores, registrando marca y producto y sí, compaginando todo esto con tu actual trabajo para tener una red sobre la que caer si vienen mal dadas.

Pero créeme, esa sería una «meta realizable». Tener un sueño (realista) y materializarlo.

El juego de azar, por si las moscas. Pero no deposites tu esperanza en la suerte, que puede ser buena o mala.

Si te esfuerzas, si trabajas duro, si te empeñas en sacar un sueño adelante, nadie podrá garantizarte el éxito, pero sí la satisfacción de haberlo dado todo por el camino.

Ponte metas pequeñas cuya suma, con el tiempo, supongan una meta grande.

Da el primer paso antes de querer dar el segundo. Como dicen los entrenadores de fútbol «partido a partido». Pero saliendo al campo y jugando.

Ha empezado un año nuevo y has tenido tiempo en las fiestas pasadas para descansar y pensar. Mejorar en tu trabajo actual es una meta en si misma. Encontrar trabajo será otra meta para muchas personas. Siempre nos centramos en quien quiere mejorar y aspira al éxito, pero pocas veces nos paramos a pensar en quienes ven pasar sus meses sin encontrar empleo. Esa meta no está en las manos de quien quiere alcanzarla, pero algo habrá que pueda hacer para posibilitarlo… se me ocurre otro post sobre este tema… que no tardaré en publicar para ellos.

En cualquier caso no te amoldes. Piensa siempre en mejorar. Siempre en alcanzar tus sueños pero no te acurruques en ellos… Sabes que yo no creo en los sueños, creo en los planes. Cuando tengas ese plan estarás en la senda correcta para materializarlo. Asesórate, pregunta, pide consejo y aparta de tu camino a todo el que te diga «no puedes hacerlo» y hazlo.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

×